Postre Vigilante


Se trata de un postre “bien” argentino.
Simple, consiste en superponer una tajada de queso Mar del Plata o queso fresco con otra de dulce de batata o membrillo.
Dependiendo con el tipo de queso y de dulce preferido tiene otra denominación, igualmente conocida como “fresco y batata”.

Para conocer su origen es necesario remontarnos a 1920, en una cantina de Palermo Viejo, barrio porteño que por entonces era zona de compadritos y malevos. Esta cantina estaba cerca de una comisaría y como era muy frecuentada por policías, a los que se conocía vulgarmente como “Vigilantes”, y este postre adquirio el nombre de quienes lo solían pedir por lo económico y simple de comer.

Rápidamente popularizado, el postre se difundió sobre todo entre los trabajadores, pero terminó siendo adoptado por todos los sectores, incluso por los intelectuales.
Se puede dar fe de esto ya que la escritora Estela Canto en su libro Borges a contraluz, cuando relató que a Don jose Luis era de gustos culinarios muy simples, solía pedir -aún cuando iba a un restaurant- un menú compuesto por bife, ensalada y el famoso “postre vigilante” como postre.


Fede C

About Fede C

Blogger, cocinero amateur. Sibarita y bon vivant. Me gusta disfrutar de la buena comida, de la buena bebida y de la buena compañia. También escribo para Con la Panza llena, Me Pica el Bagre y ocasionalmente en algunos medios digitales del interior del pais.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*